La cara B de los autónomos

En el mundo freelance no todo lo que reluce es oro y en ocasiones hasta las cosas más claras se vuelven difusas. Hay aspectos del trabajo de los autónomos que se dan por hechos cuando en realidad detrás hay otras cosas que hacen que las cosas no sean como las habíamos previsto.

No suelen depender del propio trabajador, pero para afrontarlas has de cambiar el chip para poder lidiar con la cara B del trabajo de autónomo. Y para que nada te pille por sorpresa hoy te presento las cinco realidades más comunes y menos esperadas por los trabajadores freelance.

Foto de Akarakingdoms.

Foto de Akarakingdoms.

1. El tiempo discurre de manera diferente cuando eres autónomo. No me refiero a que la jornada laboral se te puede hacer más o menos larga, sino que verás que los plazos no son igual para ti que para tus clientes o proveedores. Puedes hacer una propuesta que supuestamente te contestarán en dos días y un mes más tarde te descubrirás llamando a tu interlocutor para ver en qué ha quedado eso. La respuesta más probable es “lo estamos mirando”.

En el mundo del autónomo la única prisa es para cuando tienes que presentar un trabajo o te piden que adelantes el plazo que habíais acordado. Eso sin contar los trámites administrativos. En el resto de los casos el tiempo es relativo y casi nunca correrá a tu favor.

2. Autónomo 24/365. Da igual que trates de explicar a la gente que aunque trabajes por tu cuenta desde casa tú tienes (o al menos tratas de tener) un horario como cualquier otro profesional, que buscas no sobrepasar las ocho horas diarias. No solo no lo entenderán, sino que dará lugar a malentendidos y discusiones.

Normalmente si intentas decir que no te responderán cosas como “pero qué te cuesta”. Y por no crear conflicto (ni dar la verdadera respuesta) te verás preparando presupuestos un domingo por la noche o pasando la hora del vermuth del sábado haciendo de consultor para el cliente que te encuentras en la terraza.

3. La fidelidad es relativa. Los clientes hoy están y mañana han desaparecido o se van con el primero que les ha ofrecido un precio más bajo. Por lo general cuando ocurre esto no es algo personal, sino más bien relacionado con cuestiones económicas. Aunque es complicado no tomárselo como algo personal.

Foto de Akarakingdoms.

Foto de Akarakingdoms.

Para evitar la frustración (y el descuadre económico que puede provocarte a ti) procura no atarte a un único cliente. Abre tus posibilidades y mantén una cartera de clientes que te permita no pasar apuros si uno de ellos no te contrata durante una temporada.

4. Sensación de trabajar gratis. Si eres autónomo y trabajas prestando servicios seguro que te sientes identificado con esta situación: una empresa te pide presupuesto por uno (o varios) servicio(s), te anima a que le des ideas para un trabajo que te podrían encargar o te solicitan una prueba específica para el trabajo en cuestión. Y al cabo de los días no sabes nada de ellos.

Es una de las cosas que más cabrea a un autónomo: que te tomen por tonto y se aprovechen de tu trabajo. En los últimos dos años he tenido la sensación de hacer el trabajo de otros gratis y sin apenas posibilidad de que me repercutiera positivamente. He pasado por los ejemplos anteriores, en más de una ocasión, para comprobar después que lo que se me ofrecían lo acababa haciendo otro, que curiosamente tenía las mismas ideas que tuve yo.

5. Los demás freelance son competencia, no amigos. Se puede ser amigo de otros autónomos, aunque sean competencia directa tuya. Podéis incluso pasaros trabajos cuando no veais capaces de hacerlo todo o pueden echaros una mano en determinadas ocasiones. Pero esto no es lo habitual, menos en los tiempos que corren.

Hay a quien le cuesta muy poco  tirar los precios de un servicio para quedarse con un contrato, ir por detrás tuyo y proponer otra cosa a tus clientes o (mi preferida) copiarte descaradamente. En anteriores ocasiones hablamos de la diferencia entre copiar e inspirarse. Cuando alguien imita tu trabajo o tu manera de hacer las cosas lo sabrás. Tenlo por seguro.

2 comentarios en “La cara B de los autónomos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s