¿Exhibimos nuestra intimidad en las redes sociales?

Una presenta las habitaciones de su nueva casa en Instagram, otra se desahoga tras una fracaso amoroso en Twitter y otra enseña a su bebé  los pocos minutos de haber dado a luz. Acabo de echar un vistazo a mis redes sociales y eso me he encontrado.

Y me ha suscitado una duda: ¿mostramos nuestra intimidad en las redes sociales? No tenía pensado escribir una entrada sobre este tema. No ahora, pero no he podido evitar hacer una reflexión.

Foto de Stuart Miles.

Foto de Stuart Miles.

Siempre he sido celosa de mi intimidad. No porque tuviera algo mínimamente interesante como para suscitar la curiosidad de otros, pero entiendo que hay cosas que pertenecen a mi intimidad. Y no quiero que sean de dominio público.

Sea la última bronca con el jefe, el cutre regalo que me ha hecho mi novio o que ese día me he puesto unas bragas que estaban deshilachadas sin darme cuenta. Son cosas que no le cuento a mi vecino del tercero cuando coincidimos en el ascensor.

¿Si no se lo cuento a un vecino -persona que me conoce algo y con la que puedo tener cierta confianza- por qué se lo cuento a un número indefinido de personas en las redes sociales? Cuando a muchas de ellas ni siquiera las conozco.

Las redes sociales nos hacen creer que tenemos amigos que en realidad no lo son tanto. Es conocido de sobra el efecto amigos de Facebook pero en serio, que yo a mis amigos nos les cuento que llevo una bragas con agujeros.

¿Por qué hay gente que sí cuenta esa clase de cosas en las redes sociales? ¿Qué necesidad tienen de que un número indefinido -insisto en esto porque al final tus publicaciones y las fotos las ve mucha más gente de la que te crees- sepa de sus líos amorosos?

Foto de Stockimages.

Foto de Stockimages.

Es algo que puede interesar a tus amigos y que quieran animarte, pero hoy en día hay muchísimas formas de comunicarte con ellos sin necesidad de tener que ponerlo públicamente en una red social.

¿O lo que buscas es un apoyo virtual que no encuentras en quienes tienes cerca? Hemos llegado a un punto en el que nos distanciamos tanto emocionalmente de la gente que tenemos más cerca que necesitamos que otros, a los que apenas conocemos, para que nos consuelen, feliciten o compartan nuestros logros.

Si es así, es preocupante. Porque no es real. Cierto que hay relaciones que se crean en las redes sociales que son reales y tan firmes como las del mundo 1.0, pero no todas.

La otra posibilidad que se me ocurre es la de las indirectas que en realidad no lo son. Que lo que buscas es que alguien en particular reciba ese mensaje, pero esta teoría solo se cumple en el caso de desamores y broncas, no momentos felices como embarazos o mudanzas.

Por otro lado está el tema de la seguridad. Puede sonaros un poco a paranoia, pero en realidad no lo es tanto cuando la Policía recomienda no decir en las redes sociales cuando te vas de vacaciones para que la gente no sepa que tu casa está vacía y desprotegida.

¿Si la enseñas con todo detalle no estás también dando información que puede volverse en tu contra? ¿O acaso buscamos la aprobación de otras personas y sin darnos cuenta estamos desvelando nuestra intimidad?

¿Qué os parece el debate?

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s