Las claves para organizar el trabajo siendo freelance

Cuando uno trabaja por su cuenta uno de sus mayores quebraderos de cabeza es cómo organizarse. Cuando se es asalariado hay un horario que te marca a que hora entras y sales y unos superiores que te van diciendo qué hacer.

Pero cuando tú eres tu propio jefe, especialmente de la que empiezas, los horarios no están claros y menos aún cuándo haces cada cosa o cuánto tiempo tienes que dedicarle.

Evidentemente el trabajo de cada uno es diferente, también sus circunstancias particulares y es cuando coges la rutina cuando realmente puedes crear un horario. Estas son las claves para conseguir hacerlo con indiferencia de a lo que te dediques.

Imagen de Digitalart..

Imagen de Digitalart..

Lo primero es poner un horario, al menos aproximado, de trabajo. Deja hueco para comer, para tomar un café a media mañana y un poco de margen para imprevistos. Cuesta cumplir el horario, sobre todo si trabajas desde casa, pero es la única forma de poder tenerlo.

Si no te pones un horario llegará un momento en que no diferencias tiempo laboral y tiempo de ocio. Y te aseguro que el primero va a prevalecer siempre sobre el segundo.

Es importante que este horario lo cumplas, tanto si tienes mucho trabajo como si tienes poco. En temporadas más flojas puedes aprovechar para hacer formación o asuntos que hayan quedado pendientes.

Si tienes mucho trabajo y has de saltarte el horario para cumplir un plazo lo haces. No podrás pagarte a ti mismo horas extras como harían en una empresa pero sí recompensarte.

Pongamos que se te ha acumulado la tarea y no ves más salida que trabajar un fin de semana. A cambio puedes descansar otro día por semana o puedes comprarte algo que te haga especial ilusión y a lo que llevas resistiéndote varias semanas.

Foto de Iosphere

Foto de Iosphere

Cuando se es autónomo no solo tienes tareas productivas, sino que probablemente hagas de comercial, administrativo y hasta de responsable de la limpieza si tienes una oficina pequeña.

Pensar que tu jornada laboral va a ser únicamente para labores productivas es un error. Siempre habrá llamadas, cosas que hacer en el último momento, mails que contestar o salidas a hacer trámites administrativos. Y es imprescindible saber gestionar tu tiempo.

No es fácil calcular cuánto tiempo vas a invertir en ello, pero sí puedes organizarlas agrupando tareas. Por ejemplo, yo suelo responder mails a primera hora de la mañana, de la que arranco el ordenador, y después de comer. Si cada vez que te entra un correo vas a mirar qué es y lo contestas sobre la marcha pierdes muchísimo tiempo y concentración de lo que estabas haciendo.

Eso no quita que si es algo urgente sí respondas pronto. Lo mismo con las llamadas que tengas que hacer, yo suelo agruparlas todas y aprovecho cuando paro para tomar un café o antes de irme a comer.

Si tienes que salir de la oficina/casa para varias cosas: agrúpalas y aprovecha a hacerlas todas a la vez. Puede ser un break que hagas en el trabajo a media mañana o puedes hacerlo antes de llegar a trabajar para así evitar más salidas.

Foto de David Castillo Dominici.

Foto de David Castillo Dominici.

Todo esto y aún no hemos llegado a la tarea productiva, que al fin y al cabo es lo que te va a reportar ingresos. Si tienes un trabajo creativo aprovecha las horas en que sabes que tienes mejor concentración.

Es algo que depende de cada uno. Yo soy más productiva a primera hora de la mañana, pero a primera de la tarde pierdo la concentración con un mosquito. Por eso es cuando contesto mails, preparo presupuestos o me pongo a organizar la semana.

Si manejas varios proyectos y tienes plazos largos de entrega es aconsejable fraccionar el trabajo e ir marcando objetivos, porque de no hacerlo corres el riesgo de dejarlo para el último momento. Yo suelo fijar tareas semanales que luego voy repartiendo por los días según el ritmo que lleve y cosas que vayan surgiendo.

Crear listas con el trabajo que tienes que hacer y lo que ya has hecho te ayuda también a visualizar cómo va tu proyecto. Hazlo en un documento en el ordenador, en post it o en agendas. Lo que mejor te ayude a ver en qué fase estás y lo que tienes pendiente.

Tampoco hay necesidad de obsesionarse con el horario. Si ves que no se adapta a tu trabajo ajústalo y cámbialo tantas veces como quieras hasta conseguir hacerte con el que mejor te venga..

Un comentario en “Las claves para organizar el trabajo siendo freelance

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s