Las cinco claves para elegir el nombre de tu marca

Uno de los momentos más bonitos de poner en marcha una empresa, de decantarte por crear tu marca personal o simplemente abrirte un blog es ponerle nombre a tu proyecto.

Algo supuestamente fácil y que, por lo general, tendemos a vincular con la originalidad no lo es tanto y puede darnos algún que otro quebradero de cabeza el día de mañana.

Para no tener que rebautizar tu marca tiempo después, cuando lo tengas todo en marcha, hay cuestiones que es importante tengas en cuenta. Y estas son las cinco claves para elegir el nombre.

Imagen de Bplanet.

Imagen de Bplanet.

1. El nombre elegido debe tener relación con el ámbito en que vas a moverte. Introducir la palabra clave en el nombre puede ayudarte a la hora de identificarte y también de posicionarte en internert.

Si eres un profesional de la informática experto en el desarrollo de aplicaciones no tiene sentido que tu marca sea Prados verdes, por muy bucólico que suene, porque nadie lo identificaría.

2. Huye de sentimentalismos. Nada de ponerle a tu marca el nombre de tu perro -salvo que trabajes con animales- o el del pueblo en el que veraneabas y tuviste a tu primera novia. No son fáciles de recordar, no hacen que el público te asocie con tu área profesional ni te ayudan a posicionarte en internet.

3. Cuidado con usar el nombre propio. Si eres un profesional el hecho de asociar tu marca con tu nombre puede resultar de lo más útil -y cómodo- pero no siempre es así.

Funciona especialmente bien cuando tienes un nombre o apellido no demasiado común o cuando ya tienes una fama que te precede.

Imagen de Chatchai_stocker.

Imagen de Chatchai_stocker.

Si te llamas José Fernández y acabas de lanzarte al mundo freelance como experto en márketing va a ser muy difícil que te localicen (hay miles de personas con tu mismo nombre), que te recuerden e, incluso, te posiciones.

4. Cuanto más breve, mejor. Si tu marca se llama Suministros y Material de Oficina Papel y Boli seguro que puedes posicionarla bien y no quedará duda de a qué te dedicas, pero es imposible ponerlo como avatar en Twitter, no creo que lo acepten como dominio.

Imagina el tamaño de la letra en una tarjeta de visita o al intentar rellenar un formulario y lo que es aún más importante: quién se va a acordar de semejante nombre tan largo.

5.. Que el nombre no esté en internet. Es el último paso, pero uno fundamental. Ya no vale que  el nombre elegido no sea una marca registrada, también tiene que estar libre online.

Una vez tienes decidido el nombre, antes de hacerlo oficial, vete a internet y busca dominios y perfiles sociales con ese nombre o similares. Si ya están cogidos descártalo y vuelve a empezar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s